facebook twitter instagram youtube
Fuente: Paraguay Salvaje.
NOTICIAS

La anaconda amarilla o curiyú (Eunectes notaeus)

hace 9 mess

La curiyú, como se la llama en guaraní, es una especie de anaconda de la familia Boidae, nativa del centro de Sudamérica. Se distribuye en el este de Bolivia, Paraguay, oeste de Brasil y nordeste de Argentina.

Fuente: Paraguay Salvaje.

Es más pequeña que la conocida anaconda verde (Eunectes murinus); habitualmente alcanza longitudes de entre 2,5 y 4 m y un peso que puede superar los 40 kg, siendo las hembras de mayor tamaño que los machos. 

Se la conoce como anaconda amarilla por la coloración amarilla del cuerpo, que también presenta un atractivo dibujo a base de grandes manchas negras que corren a lo largo del dorso y por los lados. Esto proporciona un camuflaje en aguas turbias o en la vegetación forestal.

A esta especie se la puede encontrar en pantanos y marismas con ríos o arroyos lentos. Durante las sequías utilizan cuevas para refugiarse, o bien lo hacen a lo largo de las riberas de los ríos en agujeros que retienen agua. Durante los meses de lluvia, las anacondas amarillas se pueden encontrar en áreas inundadas y sin árboles, donde cazan especies acuáticas como peces o caimanes juveniles.

No son agresivas ni venenosas, son constrictoras, y con esta estrategia, los ejemplares de mayor edad consiguen atrapar a sus presas. Enrollándose en ellas, rompen así sus huesos y las inmovilizan y asfixian, para luego comérselas.

Estas serpientes normalmente son inofensivas en su hábitat natural, y no es común que ataquen a las personas. Podrían reaccionar con agresividad únicamente si se sienten amenazadas.

Las anacondas amarillas tienen un rol importante en el ecosistema, ya que son especies clave en la regulación biológica, de ahí la importancia de su conservación.


AHORA
DESPUÉS
DENUNCIAS
+595 986 894 420
FACEBOOK

Otras noticias